China, primer emisor mundial de gases de efecto invernadero, declaró el martes que «lamentaba» la notificación oficial por parte de Estados Unidos de su abandono del Acuerdo de París sobre el clima, decidida en 2017 por Donald Trump.

«Esperábamos que Estados Unidos diera muestras de una mayor responsabilidad y que contribuyera más en el proceso de cooperación multilateral, en lugar de añadir más energía negativa», indicó a la prensa un portavoz de la diplomacia china, Geng Shuang.

Esta reacción del gobierno chino coincide con la firma, el miércoles en Pekín, de un documento conjunto sobre clima por parte del presidente Xi Jinping y del presidente francés, Emmanuel Macron, que está de visita oficial en el país.

El documento declarará el «carácter irreversible del Acuerdo de París», según dijo Macron el martes, y también lamentará la decisión de Washington.

El lunes, Estados Unidos comunicó formalmente a la ONU que se retiraba del acuerdo y se convirtió así en el único país que toma una decisión de este tipo.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, justificó la decisión, que entrará en vigor dentro de un año, por «la injusta carga económica impuesta a los trabajadores, corporaciones y contribuyentes estadounidenses por los compromisos asumidos por Estados Unidos en virtud del acuerdo».

Pompeo prometió que Washington continuaría «proponiendo un modelo realista y pragmático en las conversaciones internacionales sobre el clima»