Contener el coronavirus en su epicentro, la ciudad de Wuhan, e impedir su propagación al exterior sigue siendo la máxima prioridad de las autoridades chinas, que trataron este martes de mandar un mensaje de calma pese a los 425 muertos en China continental y los 20.428 contagiados hasta la fecha.

Esta cifra supone un incremento de 64 muertes respecto al día anterior, aunque todas tuvieron lugar en la provincia de Hubei, de la que es capital Wuhan, que permanece en cuarentena desde el pasado 23 de enero, al igual que otras ciudades de esa demarcación.

Asimismo, la mayoría de los nuevos diagnosticados también se registraron en Hubei: el 72,5 % de los 3.235 nuevos casos.

No obstante, a esta cifra hay que añadir otra víctima que la ciudad semiautónoma china de Hong Kong confirmó este martes: un hombre de 39 años que había contraído el coronavirus y que murió hoy, lo que supone el primer fallecimiento en la excolonia británica y el segundo fuera de China continental.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, reclamó hoy “racionalidad” y “objetividad” a la comunidad internacional y aseguró que se está “progresando” gracias a las medidas tomadas para prevenir que la epidemia siga extendiéndose.

Asimismo, reiteró que el virus mantiene una tasa de mortalidad baja, del 2,09 %, y que si se excluye Hubei, epicentro de la epidemia, la tasa de mortalidad es del 0,16 %.

La portavoz insistió en que China puede controlar el brote y que no son necesarias las prohibiciones de entrada a otros países de ciudadanos chinos: “La Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó claro que no recomendaba o incluso se oponía a restricciones de viajes contra China”, reiteró Hua.

En ese sentido, la Administración de Aviación Civil de China ordenó hoy a las aerolíneas del país que no suspendan sus rutas internacionales a y desde países que no hayan impuesto restricciones de viajes a pasajeros chinos.

Y si bien el lunes el ministerio arremetía contra Estados Unidos por “crear y extender el pánico” con su actitud, Hua prefirió subrayar hoy que China está a la espera de la ayuda de Washington.