Hay tensiones entre China y Francia porque el presidente Nicolás Sarkozy se reunió en Polonia con el Dalai Lama, líder espiritual y político del gobierno en el exilio del Tíbet.

El gobierno chino pretende aislar al Dalai Lama prohibiendo que cualquier líder se reúna con él. Como Francia preside la Unión Europea, la tensión puede adquirir dimensiones continentales.

Nicolás Sarkozy, el presidente francés, se reunió hoy con el Dalai Lama en Gdansk de Polonia, pese a la prohibición que el  gobierno chino le hizo.

La reunión revivió una tensa situación  entre China y Francia que, actualmente, preside la Unión europea, que surgió desde que Sarkozy se negó a asistir a la inauguración de los juegos olímpicos por las violaciones de los derechos humanos en Tíbet.

Pero que Sarkozy no hacia hecho caso a la amenaza de china, puede afectar las relaciones económicas no sólo de ambos países sino de toda la comunidad europea, porque el mandatario francés está encargado de ella.

Pekín ya canceló la cumbre de 27 países europeos por la gira de Dalai Lama a Europa.

Además, en el mismo día que  el Dalai Lama daba un discurso en el parlamento europeo, las autoridades chinas negaron todas las peticiones que pretendían mayor autonomía a Tíbet.

La prensa y los portales de Internet china pusieron en marcha  una campaña para que los ciudadanos no compren ningún de los productos franceses.

En el lugar de la reunión  se celebró el aniversario número 25 del premio Nobel de la Paz que recibió Lech Walesa, el ex presidente polaco.