En Bogotá dejarían de circular alrededor de 100 mil camiones afectando el ingreso de igual número de familias y poniendo en riesgo el precio de los alimentos que se transportan.

Tras advertir que esta fue una medida no concertada se exigió una reunión con las autoridades del Distrito.

El sector genera 500 mil empleos directos y 1.600.000 indirectos.