La acumulación de tensiones y el alto estrés emocional como por ejemplo, el que produce ver morir a los seres queridos por episodios de guerra, aumentan el riesgo de un infarto agudo de miocardio durante las dos horas siguientes a este tipo de sucesos. Los colombianos no saben cómo adaptarse a una situación que los afecte por estas razones u otras similares. Por eso las cifras de riesgo de sufrir infartos es significativa en el país.

Los cardiólogos recomiendan seguir unos pasos elementales para conservar la salud del corazón.

Según John Ramírez jefe de cardiología de la Fundación Cardio Infantil los colombianos saben que tienen que cuidar su corazón pero actúan como si no existiera.