En Londres, el hallazgo de una bomba de la Segunda Guerra Mundial sin explotar obligó a cerrar el aeropuerto London City, uno de los seis con los que cuenta la ciudad.

El dispositivo, que pesa 500 kilos y mide 1,5 metros, fue hallado en el río Tamesí, por obreros que trabajan en la ampliación del aeropuerto London City, ubicado al este de Londres.

Cerca de 16.000 pasajeros resultaron afectados por la cancelación de cientos de vuelos con salida o llegada a esta terminal aérea, que sirve de conexión con destinos domésticos y otras ciudades de Europa.

Las autoridades implementaron un cordón de seguridad de 210 metros a la redonda de donde fue hallado el explosivo. Las propiedades ubicadas en ese radio fueron evacuadas.

Un equipo de la marina real enganchó la bomba a un dispositivo de flotación para que fuera arrastrada por el afluente. Tras sacarla de la zona, fue detonada bajo el agua.

Se espera que las operaciones en este aeródromo vuelvan a la normalidad en la mañana del martes.