En Pasto se presenta una crisis por el hacinamiento en las carceletas de la URI, en donde hay espacio para alrededor de 25 personas, cifra que en el momento se ha rebosado significativamente.

“La Secretaría municipal de Salud tomó la decisión de cerrar las carceletas por condiciones de salubridad, esto debido a que en el momento se encuentran 85 personas privadas de la libertad y el espacio de la carceleta es para 25 personas, situación que nos obliga a hacer este cierre e implementar las medidas necesarias para acceder a la justicia”, indicó Nelson Andrés Escobar, director Regional de Fiscalías.  

“Tenemos que mirar alternativas, para ver como afrontamos esta situación, sin embargo, lo que se repite es que si la alcaldía nos cerró la URI, la misma alcaldía como jefe y autoridad máxima de Policía del municipio deberá darnos las alternativas”, añadió Escobar.  

Por su parte, el coronel Diego Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Pasto aseguró que “es importante tener un plazo perentorio para que la administración pueda ubicar un nuevo espacio con las garantías de seguridad que se requiere para poder hacer el traslado”.

La administración local, a través de la Secretaría de Salud, decidió clausurar la carceleta dado el hacinamiento y por ende condiciones de salubridad, esta medida es con el fin de evacuar a este personal a lugar que disponga el Inpec.