La decisión se dio a través de la resolución 549, por cuenta de las dificultades en tres tramos del corredor vial entre San Gil y la capital de Santander.

El Instituto Nacional de Vías expidió la Resolución 549 de 2020 la cual autoriza el cierre indefinido en la vía Bogotá – Bucaramanga tras la avalancha que se registró el pasado martes y que dejó un saldo de tres muertos.

La entidad en principio estimaba siete días para darle apertura al corredor vial pero las lluvias que no cesan en esta zona del país han dificultado las obras de remoción.

La avalancha se dio en el sector de Pescadero en inmediaciones al municipio de Piedecuesta en Santander y que afectó la conexión con Bogotá.

Además de la zona de la avalancha otros dos tramos se han visto afectados por la caída de lodo y roca.

La decisión de Invías es cierre total e indefinido desde San Gil hacia Bucaramanga para lo cual los vehículos desde la capital del país tendrán que tomar rutas alternas.

Las vías alternas para garantizar la movilidad para vehículos pesados están en el corredor Bogotá – Puerto Salgar – San Alberto y Bucaramanga.

Para vehículos livianos se habilitaron dos tramos. El primera es Bucaramanga – Zapatoca – Barichara – Barbosa y Bogotá, mientras el segundo comprende la ruta Bucaramanga – Lebrija – La Fortuna – Puerto Salgar – Bogotá.

El equipo de Invías trabaja en la zona para habilitar la vía lo más rápido posible pero dependerá del clima para la agilidad en las labores.

Acá la resolución: