El número de desplazados internos se elevó a 41,3 millones en todo el mundo el año pasado, lo que supone la cifra más alta jamás registrada, según un informe del Centro de Seguimiento del Desplazamiento Interno (IDMC) presentado hoy en Ginebra.

“El informe de este año es un triste recordatorio de las graves y urgentes necesidades de las personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares”, dijo Alexandra Bilak, directora del IDMC, una entidad de la ONG humanitaria Consejo Noruego para los Refugiados (CNR) que recoge y analiza desde 1998 datos sobre este fenómeno a nivel mundial.

Según los nuevos datos, en 2018 se registraron 28 millones de nuevos desplazamientos internos en todo el mundo, de los cuales 10,8 millones tuvieron su origen en conflictos y violencia armada y 17,2 millones a desastres naturales.

De estos últimos, 7,9 millones de desplazamientos fueron ocasionados por ciclones, huracanes y tifones, los fenómenos meteorológicos que más movimiento interno de personas causaron.

Los países donde se registraron los mayores desplazamientos internos en 2018 por violencia fueron Etiopía (2,9 millones), República Democrática del Congo (1,8 millones) y Siria (1,6 millones).

Filipinas, con 3,8 millones de desplazamientos; China, con 3,8 millones; e India, con 2,7 millones, encabezan la lista de países con el mayor número de personas forzadas a abandonar sus hogares a causa de desastres naturales.

Según el informe, quienes intentan regresar a sus hogares suelen encontrar sus propiedades destruidas y las infraestructuras dañadas, además de una situación en la que escasean los servicios básicos.