El empresario al que el director de la cárcel de Neiva le cedió su dormitorio, también cuenta con la ayuda del juez de su causa, según lo sostiene el fiscal del caso.

Por falta de garantías en Neiva él fue trasladado a Bogotá, pero su juez sigue estando allá y programó la imputación para cuando ya se hayan vencido los términos y sea imperativo ordenar su libertad.