Los directivos de la Clínica de Maternidad Rafael Calvo en Cartagena hicieron un llamado a las EPS para que envíen sus usuarios tras la crisis financiera que afronta.

De acuerdo con las directivas, la mayoría de las pacientes que están atendiendo son población venezolana y las EPS solo están enviando a sus usuarios a las clínicas privadas poniéndolos en una crítica situación financiera.

«Estamos en alto riesgo financiero porque la forma como se ha venido prestando el servicio de salud no ha sido rentable, porque la mayoría de las pacientes que atendemos son migrantes, principalmente de Venezuela, dónde vienen con patologías bastante severas”, señaló Carlos Canchila Barrios, subgerente científico de la clínica.

Ante eso hicieron un llamado urgente a los entes de control para ejercer mayor vigilancia en el cumplimiento de la contratación de las EPS subsidiadas con las instituciones públicas del distrito.

Cabe resaltar que la maternidad tiene contratos con todas las EPS que funcionan en el distrito, sin embargo, solo la atención a partos ha bajado un 22 % el último año.

Actualmente la clínica tiene una cartera morosa de más de 30 mil millones de pesos.