La historia de un joven que no soportó su angustia y acabó con su propia vida le sirvió de inspiración a un grupo de artistas para hacer un experimento de cohesión social a través del grafiti.