Los primeros seis satélites interconectados para proveer internet de alta velocidad a toda la superficie del planeta tierra ya están en el espacio, gracias al lanzamiento con éxito de un cohete ruso Soyuz que despegó desde la base europea de Kuru en la Guyana Francesa.

El proyecto multimillonario está a cargo de la empresa OneWeb, que tiene sede en Londres y Estados Unidos, y que aspira conectar a internet a lugares remotos  a los que la fibra óptica no consigue llegar.

Para lograr esto, serán necesarios al menos 650 unidades en órbita, por eso la empresa pretende lanzar cohetes Soyuz cada mes, llevando entre 32 y 36 satélites en cada uno para que empiecen a operar en el año 2020.