Más de 176 mil personas con ingresos que, en algunos casos, superan los 25 salarios mínimos, es decir 19 millones de pesos, hacen parte del régimen subsidiado de salud.

La denuncia fue hecha por el director de la Administradora de los Recursos de la Salud (ADRES), Carlos Ramírez, quien aseguró que más de 14 mil afiliados tenían ingresos entre 7 y 15 millones, y más de 2 mil personas ganaban entre 15 y 19 millones de pesos.

«Personas con capacidad de pago han logrado defraudar el sistema de focalización de subsidios de salud y hoy reciben servicios médicos gratuitos que son costeados por el Estado», indicó el funcionario.

Carlos Ramírez explicó que estas personas privan a quienes realmente lo necesitan de recibir la ayuda del Gobierno en los servicios de salud que seguramente no pueden pagar.

«Muchos arriendan una casa en lugares no muy buenos y en pésimas condiciones. Allí reciben la visita de quienes hacen la evaluación y consiguen el puntaje que se necesita para que sean admitidos al régimen subsidiado», sostuvo Carlos Ramírez.

El funcionario agregó que ya puso en conocimiento de las autoridades competentes esta situación para identificar a cada persona en particular y proceder a desvincularlos del sistema, es especial a las autoridades territoriales.

«Estamos mirando a ver si existe la posibilidad de repetir contra estas personas que han defraudado al Estado para tratar de recuperar en algo lo que se ha perdido. La depuración del sistema le ahorraría a la salud 155 mil millones de pesos mensuales», puntualizó Ramírez.