Al menos 41 personas murieron y 450 familias fueron desplazadas luego de que una represa reventara en Kenia.

Debido a las fuertes lluvias que azotan el suroeste del país africano, una represa ubicada en la región de Nakuru colapsó y arrasó con las casas y cultivos que estaban a su alrededor.

Más de 40 personas han sido rescatadas del barro y aproximadamente 2000 familias se han quedado sin hogar, la mayoría de las víctimas son mujeres y niños.

Las líneas eléctricas, los edificios y una institución educativa quedaron devastados debido a la corriente del agua.

El mayor temor de los habitantes es que las demás represas de la zona tengan el mismo problema, pues estos embalses de riego son comunes en el lugar para rociar los cultivos de flores.

La cruz roja indicó que 158 kenianos han perdido la vida debido a las intensas lluvias registradas en los dos últimos meses.