La colección de arte moderno más impresionante de Colombia fue privada durante más de 30 años, pero ahora saldrá de los corredores de una familia bogotana a las salas de la biblioteca Luis Angel Arango de Bogotá.