Por medio de un comunicado, la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y su logística Colfecar, pidió al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, que se aplace la entrada en vigencia del Decreto que establece la restricción de la circulación de camiones por la calle 13, entre las 6 y 8 de la mañana, a partir del 17 de noviembre.

Este horario se sumará al ya establecido, entre 9 y 10 de la mañana, para el pico y placa ambiental, lo cual hará que tengan una improductividad de 4 horas diarias incrementando sus costos operativos y generando pérdidas millonarias.

Según Colfecar, los sobrecostos para el transporte de carga por tener que utilizar vías alternas para el ingreso y salida de los vehículos a la ciudad, serían de 126,8 millones de pesos diariamente.

“Así las cosas, por esta avenida transitan un promedio de 433 vehículos de carga por hora, es decir, se estarían afectando 867 automotores diariamente con la medida, los cuales incrementarían su recorrido entre 18 a 19 kilómetros y por ende los costos en combustibles, llantas, filtros, entre otros, aumentarían”, sostuvo Juan Carlos Rodríguez Muñoz, presidente Ejecutivo de Colfecar.