El embajador de Colombia ante la OEA, Camilo Ospina rechazó la actuación de presidente de Nicaragua por posible reunión con miembros del secretariado de las FARC.

Ospina le pidió a la OEA,  que "Si efectivamente se comprobara que el señor Ortega se reunió con terroristas buscados internacionalmente y no cumplió con sus obligaciones legales, pedimos a la justicia nicaragüense que investigue y sancione dicha conducta, claramente violatoria de los compromisos internacionales vigentes en la lucha contra el terrorismo, que deben estar incorporados al derecho interno, y pedimos a esta Organización que este atenta sobre el cumplimiento de éstas obligaciones por parte del mandatario nicaragüense, de lo contrario se podrán activar los mecanismos previstos por la justicia subsidiaria".

Ospina señaló que Colombia ya sabía de un posible acercamiento entre delegados de las Farc y el el presidente Ortega, "Tal como lo demuestran los documentos que ponemos a disposición de las delegaciones presentes, las autoridades competentes colombianas el día 17 de julio, habían notificado oportunamente a través de las subregionales de la INTERPOL en Argentina y en San Salvador, mediante un mensaje urgente, sobre el posible desplazamiento de terroristas de las Farc con circular roja de INTERPOL a territorio nicaragüense y la solicitud de captura inmediata"

 

 

El presidente Ortega habría recibido a una delegación de las FARC.

Según la Prensa nicaragüense seis personas de las FARC, llegaron en un avión privado de la empresa venezolana PDVSA.

Los jefes guerrilleros “Iván Márquez”, “Pablo Catatumbo”, Rodrigo Granda y “Pastor Alape” serían cuatro de los seis miembros de las FARC trasladados desde Venezuela hasta la capital nicaragüense.

Según el diario, el arribo se produjo el jueves 17 de julio en un vuelo tipo Cessna, que luego de aterrizar, regreso de inmediato hacía Venezuela.

La delegación de seis representantes, estaría dirigida por un miembro del secretariado de las FARC, quien habría participado públicamente de las celebraciones del 19 de julio en Managua.

Para la Prensa el manejo que se le dio a la visita "fue manejada en absoluto hermetismo por personas afines al Frente Sandinista, marginando incluso al mismo personal del aeropuerto internacional que se encarga de recibir los vuelos internacionales".

Para Camilo Ospina, embajador de Colombia ante la OEA, si este hecho es cierto, el Gobierno colombiano demandaría a Nicaragua, “Tenemos que verificar, pues obviamente eso viola el Derecho Internacional. Estamos acoplando una serie de pruebas para denunciar los nexos de Nicaragua con un grupo terrorista”.