La organización Reporteros Sin Fronteras presentó en París su ránking mundial de libertad de prensa 2018, en el que Colombia ocupa el puesto 130 entre 180 países y permanece entre las naciones más peligrosas del continente para los periodistas, donde las agresiones y secuestros aún son frecuentes, según detalló el organismo.

La entidad sostiene que la firma de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC generó grandes esperanzas que aún están lejos de cumplirse; y que grupos armados, como el ELN, intentan callar a los medios alternativos o comunitarios que investigan sus actividades, generando agujeros negros de la información, sobre todo en regiones rurales.

Cuba, Venezuela y México son los países que más atentan contra la libertad de prensa en Latinoamérica, región donde la organización considera que el ejercicio del periodismo es “extremadamente preocupante”.

Noruega, Suecia y Países Bajos encabezan la lista. El último lugar lo ocupa Corea del Norte.