Colombia es el tercer país del mundo con la tasa más alta de homicidios de niños y adolescentes después de Honduras y Venezuela, según la organización no gubernamental Save the Children, que entregó los resultados de un estudio titulado «Las múltiples caras de la exclusión”. 

El estudio analiza ocho índices como educación, violencia, desplazamiento forzado, discriminación, entre otros, que miden la situación de los niños y niñas en 175 países del mundo.

Según Save the Children, el país también ocupa el quinto lugar donde los niños se ven más afectados por el conflicto armado, después de Siria, Sudán del Sur, Somalia y República Centroafricana.

La directora para Colombia de la organización, María Paula Martínez, aseguró que estas cifras tienen como causa la extrema pobreza, la discriminación, la falta de educación, la invisibilización de las niñas y muchos otros factores.

Las familias son el primer foco de violencia lamentablemente. Falta mucha educación de los niños porque ahí comienza la cadena. Esos niños se convierten en adultos y padres y si no tienen educación esto se convierte en un círculo vicioso

indicó la directora.

María Paula Martínez sostuvo que, aunque Colombia ha mejorado en algunos temas como el embarazo infantil, todavía existen muchos problemas que le impiden a los menores vivir su niñez de manera segura y gozando del respeto de todos sus derechos.

«Algunas de las tareas que tenemos es subir la inversión social, educar a las familias, reducir la violencia contra nuestros niños, elaborar toda una política para ello, pero eso se debe trabajar en conjunto con el Estado y la sociedad civil para crear un ambiente seguro y lleno de amor para nuestros niños», puntualizó la directora de Save the children Colombia.