En horas de la mañana un grupo de manifestantes que marchaba con “el caminante de la paz”, el profesor Gustavo Moncayo, quién tiene a su hijo secuestrado hace 10 años decidió invadir el carril exclusivo de TrasnMilenio, generando un monumental trancón en la autopista sur en Bogotá. También se presentaron congestiones en algunas vías del norte de la capital y en el Parque Nacional.

En el resto del país, la gente en 20 ciudades salió a las calles y marchó por las vías colombianas, solidarizándose y rindiendo homenaje a los 4 millones de desplazados, 15 mil desaparecidos y 3 mil personas que han sido halladas en fosas comunes.

Un grupo de desplazados por la violencia integrado por campesinos, indígenas y comerciantes emprendió una marcha desde Flandes, en el Tolima, hasta la Plaza Bolívar en Bogotá, con el fin de pedir que los dejen vivir en sus tierras y ser felices, como lo eran antes de que el conflicto armado los hiciera abandonar sus tierras.

En Bogotá se registró un enfrentamiento entre un grupo de desadaptados que llegaron encapuchados en cercanías a la Plaza de Bolívar y se enfrentaron con un escuadrón antimotines de la Policía Nacional, ocasionando disturbios. De resto todo terminó bien en las diferentes plazas de Colombia y el mundo donde la gente salió a las calles a exigir paz para Colombia de una vez por todas.