Cerca de 22 años después la selección Colombia vuelve al estadio Rose Bowl de Pasadena, California tras su participación en el mundial de Estados Unidos de 1994. A este certamen los colombianos llegaron como favoritos pero perdieron sus dos primeros encuentros en este escenario quedando eliminados en primera ronda.

En esta ocasión Colombia se medirá ante Paraguay por la segunda fecha del grupo A de la Copa América Centenario. Pero en la retina de los hinchas colombianos están plasmadas las derrotas de USA 94 ante Rumania (3-1) y el anfitrión Estados Unidos (2-1).

Publicidad

Precisamente ese último enfrentamiento es el que más tristeza trae a la afición y al fútbol colombiano. El 22 de junio de ese año Colombia perdió contra Estados Unidos por autogol del defensor Andrés Escobar y sentenció la eliminación anticipada de los dirigidos por Francisco Maturana.

Tras cumplir su último encuentro con victoria (2-0) ante Suiza el 26 de junio, la selección Colombia regresó al país en medio del sentimiento de fracaso. Pocos días después, en la madrugada de 2 de julio de 1994, Medellín y el país despertaron con otra mala noticia, Andrés Escobar había sido asesinado en el parqueadero de un restaurante ubicado a las afueras de la capital antioqueña.

Hoy, casi 22 años después de su muerte, recordamos esta trágica historia que aún enluta el fútbol colombiano y sigue en la impunidad.