La audiencia comenzó en horas de la mañana con el comité del Senado discutiendo el futuro político de Brett Kavanaugh, el candidato propuesto por el presidente Donald Trump para ser uno de los magistrados de la Corte Suprema estadounidense, pese a la enorme polémica desatada por las acusaciones de abuso sexual de tres mujeres que lo tienen en la cuerda floja.

Lindsey Graham, senador republicano por Carolina del Norte dijo, «esto nunca ha sido sobre la verdad. Esto ha sido sobre la demora y la destrucción. Y si recompensamos esto, es el fin de las buenas personas que quieren ser jueces”.

El senador republicano Jeff Flake, un crítico de Trump, y quien hasta ese momento dudaba de respaldar a Kavanaugh, anunció que votaría a favor de la nominación del juez, minutos después, los senadores salieron a un receso sin alcanzar un consenso.

Pero cuando iban a entrar para continuar la votación, la colombiana Ana María Archila, una activista que llegó a los Estados Unidos a los 17 años y desde entonces ha trabajado en la defensa de los derechos civiles y del acceso a educación igualitaria increpó al senador Jeff Flake. 

“Lo que usted está haciendo es permitirle a alguien que en verdad violó a una mujer que ocupe un lugar en la corte, eso no se puede tolerar, usted tiene niños en su familia, piense en ellos, yo tengo dos hijos también, yo no me puedo imaginar que por los siguientes 50 años vayamos a tener a alguien en la Corte Suprema que ha sido acusado de violación”, sostuvo Archila.

Tras el receso, el senador encarado por la colombiana finalmente votó a favor de la candidatura de Kavanaugh, pero puso una condición.

“Creo que sería apropiado demorar la votación hasta una semana, pero no más de una, para permitir que el FBI continúe con una investigación limitada en tiempo y analice las acusaciones actuales”, indicó Flake.

Publicidad

Al final de la jornada, la Comisión Judicial del Senado dio luz verde a la candidatura de Kavanaugh quien recibió un duro golpe a su imagen, debido a que el aplazamiento de la sesión de confirmación en el pleno del Senado le restará puntos para lograr el aval a su nominación.

Por su parte, Trump ordenó la investigación solicitada por el Senado aunque reiteró su apoyo al ultraconservador, y aseguró no tener ninguna otra alternativa en caso de que la nominación de Kavanaugh no sea respaldada.

«Voy a dejar al Senado manejar la situación. Tomarán sus decisiones y han estado haciendo un buen trabajo; muy profesional”, dijo Trump.

Si Kavanaugh llega a ocupar uno de los 9 puestos vitalicios de la corte, consolidaría la mayoría conservadora en el tribunal tras varias décadas de hegemonía liberal.