Amigos y seguidores de Diego Felipe Becerra llenaron de grafitis el mismo puente en el que él dibujó por última vez, hace dos años.