Con el fin de protestar por el creciente número de casos de asaltos y atracos a establecimientos de comercio en Buenaventura, las asociaciones que los agremian decidieron cerrar durante un día sus puertas y exigirle al Gobierno nacional acciones que les permitan hacer frente a esos hechos delincuenciales.

A su vez, bloquearon el tránsito vehicular en la Avenida Simón Bolívar, la más importante de la ciudad.

Según Javier Ocampo, presidente de la Asociación de Comerciantes Unidos, la inseguridad está rampante y los atracos, así como los raponazos, a los ciudadanos son a diario. “La situación de inseguridad esta crítica y necesitamos llamar la atención del Gobierno local, departamental y nacional porque estamos desamparados en Buenaventura”, aseveró.

También el gremio de conductores de servicio público participó en este plantón por los continuos atracos de los que son víctimas en algunos barrios de la ciudad.

“Tuvimos unos compañeros de la empresa Rapitaxi que fueron a prestar un servicio al barrio El Progreso y unos desconocidos les dijeron que no tenían autorización para entrar a ese sector y no los querían dejar salir. En días pasados le hurtaron el teléfono y el producido a otro compañero de la ‘Mancha Amarilla’ y en el barrio 69 cuatro sujetos, en dos motocicletas con casco, asaltaron a otro compañero”, dijo Omar arboleda, presidente del Gremio de Transportadores de Buenaventura.

Las autoridades de Policía continúan con los operativos y en un consejo de seguridad se analizará si es viable la petición de los comerciantes de militarizar la ciudad.

“Son personas que se desplazan en moto quienes vienen cometiendo raponazos. Nos vamos a reunir con ellos y la Alcaldía Distrital para trazar estrategias integrales para mejorar las condiciones de seguridad en la ciudad”, dijo el comandante de la Policía en Buenaventura, coronel Jorge Miguel Cabra.

Publicidad

Según cálculos, al menos el 60 por ciento de los negocios en la ciudad no abrió sus puertas.