El Senado, en donde se tramita la acusación de la Cámara al magistrado Jorge Pretelt, actuó como si no tuviera claro que es su plenaria y no la comisión que revisa el caso, la única que toma la decisión de absolver o suspenderlo de su cargo.

La razón es que el pleno de la Cámara Alta no puede delegar sus funciones en sólo siete de sus miembros… Una columna escrita por el defensor de Pretelt parece sugerir su cercanía con Cambio Radical.