Luis Carlos Restrepo informó que ha logrado contactos con varios mandos medios y que ha ofrecido “una salida digna” al conflicto.

La nueva estrategia consistiría en conseguir el desarme regional de los frentes y bloques de los dos grupos guerrilleros sin considerar una negociación directa con sus altos mandos.

Para lograr el éxito de esta estrategia,  se quiere aprovechar la incomunicación percibida entre los líderes y los frentes de guerra, e insistir en la desmovilización colectiva por bloques.

El comisionado Restrepo recordó que quienes acepten dejar las armas para reincorporarse a la vida productiva de Colombia pueden aspirar a una pena alternativa o recibir beneficios legales adicionales.