Un examen de imágenes puede servir para detectar las posibilidades que un bebé o un paciente adulto tienen de sufrir un infarto de los que la mitología popular ha llamado muerte súbita.

Un electrocardiograma puede detectar a tiempo las posibilidades de muerte súbita de un paciente. De tener sospecha se puede hacer otros exámenes para diagnosticar la patología que pondría en riesgo la vida.

«Con un ecocardiograma yo puedo detectar por ejemplo problemas de válvula, problemas del músculo cardiaco, el tamaño, la funcionalidad, además de eso con una prueba de esfuerzo yo puedo detectar si este paciente que el corazón se porta de una forma en reposo pero se porta de otra forma en ejercicio». Rodolfo Vega, Cardiólogo.

Cuando se tiene la confirmación de alguna patología se puede instalar un cardiodesfribilador en el corazón que protege la vida de la persona ante cualquier evento repentino.

«Es un aparatico que se coloca dentro del corazón y el detecta el momento en que la persona hace la taticardia ventricular y el mismo lo saca», afirma Vega.

En algunos casos el riesgo de muerte súbita es hereditario y para ellos se recomienda hacer un estudio genético.

Además Vega agregó que «cuando un miembro de la familia ha hecho una muerte súbita y se sabe que fue por una de estas enfermedades donde hay una mutación cromosomal en estos pacientes es importante hacerle un estudio genético a sus hijos».

Publicidad

La muerte súbita es un evento inesperado en la que una persona sin importar la edad y el estado de salud presenta un paro cardiaco y muere.