De acuerdo con el informe “Previsiones de Seguridad Cibernética para el 2018”, las empresas deberán realizar cambios estructurales para enfrentar los ciberataques y contratar pólizas de seguro que los protejan de la violación de seguridad digital.

Más de 50 empresas colombianas se vieron afectadas el año pasado por el virus Wannacry según datos del Centro Cibernético de la Policía.

Sergio Torres, vicepresidente de Líneas Financieras de Aon en Colombia, explicó los peligros y las consecuencias de estos ciberataques: “Un ataque cibernético tiene la capacidad de generar una serie de efectos adversos que incluyen la pérdida de información sensible, daño reputacional a la empresa y sus directivos, reducción en el valor de empresa, pérdida de ingresos e inclusión en investigaciones y posibles multas o sanciones por parte de reguladores locales y extranjeros”.

De acuerdo al estudio, a medida de que los reguladores intentan protegerse contra el impacto de fallas de datos y ataques cibernéticos de larga escala, con la implementación del GDPR (Reglamento General de Protección de Datos), se hará una aplicación rigurosa de las reglamentaciones existentes y multas, así como nuevas reglas y directrices introducidas.

“Afortunadamente en Colombia ya existen varias aseguradoras con la capacidad de cubrir estos riesgos, importando las mejores prácticas de mercados como el norteamericano y/o el europeo. Para clientes más sofisticados, contamos igualmente con nuestro expertise en mercados de reaseguro internacionales que nos permite acceder a mayores capacidades”, explica Torres.

Exempleados, trabajadores inconformes, contratistas, consultores con información sensible sobre sistemas y redes, ya sea con mala intención o simple descuido, pueden exponer a la empresa a ataques cibernéticos o filtraciones, por ello, las organizaciones tendrán que implementar programas eficaces de gestión de riesgos internos.