El secretario General de INTERPOL, Ronald Noble concluyó que no hubo alteración de datos en el computador incautado durante la operación que dio de baja a Raúl Reyes.

 

La INTERPOL tardó dos meses para examinar tres computadores portátiles, tres unidades de memoria USB y dos discos externos, con información de 37.872 documentos de texto, 452 hojas de cálculo, 210.888 imágenes y 10.537 archivos multimedia.

Según Noble, una persona tardaría 1.000 años, por 100 paginas leídas al día, para conocer el contenido de 39,5 millones de páginas de archivos en formato Word. Por ello la INTERPOL utilizó 10 computadores, durante las 24 horas del día, durante 2 meses, para entregar el informe.

En la verificación participaron 64 funcionarios de la INTERPOL, de 15 países y en Colombia dos técnicos en informática forense, procedentes de Australia y Singapur.

En la rueda de prensa el Secretario aseguró que las autoridades colombianas si descargaron el contenido de los computadores pero no lo alteraron.

Luego del pronunciamiento del Secretario General de la INTERPOL, el Gobierno instó a la Fiscalía a investigar e iniciar procesos judiciales.