Presidente Rafael Correa apelará la decisión de la OEA y asegura que aún si el ecuatoriano muerto fuera guerrillero, Colombia no tenía derecho a matarlo en su país.

 Texto del Comunicado

El Gobierno del Ecuador ha recibido con suma preocupación la confirmación de la muerte del ciudadano ecuatoriano Franklin Aisalla Molina, quien falleció como consecuencia del bombardeo colombiano el 1º de marzo de 2008, a un campamento del grupo irregular de las FARC que se encontraba clandestinamente en territorio del Ecuador.

La acción colombiana fue rechazada por parte del Grupo de Río y de la OEA, por constituir una violación inexcusable a la soberanía del Ecuador y al principio de no injerencia en asuntos internos de los Estados.

La muerte del señor Franklin Aisalla y el traslado de su cadáver a Colombia, constituyen violaciones de los derechos humanos y garantías de un ciudadano ecuatoriano, derivadas de una acción militar al margen del derecho internacional, como lo proclamó el Ecuador y lo reconoció la Reunión de Cancilleres de la  OEA de 19 de marzo.

Publicidad

Por cuanto esta situación está conectada con los hechos del 1º de marzo, abordados por la Resolución de la reunión de Cancilleres de la OEA, Ecuador apelará a la acción del Secretario de la OEA a fin de hallar una solución definitiva del caso, en vista del mandato que el Embajador Insulza recibió para el cumplimiento de dicha Resolución.

Las positivas explicaciones que las autoridades de Colombia brinden a los planteamientos de los familiares del señor Aisalla, que cuentan con el apoyo del Estado ecuatoriano, contribuirán a crear un ambiente propicio para el establecimiento de un clima de confianza entre los dos países, que permita de manera progresiva dejar atrás las tensiones derivadas del incidente del 1º de marzo.

Los Artículos  3 y 16 de la Constitución determinan que el Estado ecuatoriano tiene la obligación de velar por la vigencia de los derechos de todos los ecuatorianos. Para atender esta responsabilidad legal el Gobierno Nacional prestará toda la colaboración a la familia del señor Aisalla que se desplazará a Colombia para repatriar el cadáver y le apoyará en la búsqueda de las reparaciones a las que tienen derecho, así como la demanda de explicaciones a las autoridades colombianas por las circunstancias del fallecimiento.

Ante el comunicado del Ministerio de Defensa de Colombia, de 23 de marzo de 2008, que alude a un posible vínculo del fallecido con el grupo irregular FARC, el Gobierno ecuatoriano desea señalar que tal cuestión deberá ser eventualmente probada a través de los pertinentes canales legales y no es, de probarse cierta, un eximente de violación a los derechos humanos del señor Aisalla.

En todo caso, el Gobierno del Ecuador debe, una vez más, resaltar que no aprueba el uso de la violencia por parte de las FARC o de cualquier grupo irregular que ha censurado invariablemente sus métodos de acción y que la Fuerza Pública ecuatoriana tiene disposiciones del Presidente de la República de impedir el ingreso y presencia de grupos irregulares en el territorio nacional.

La Fuerza Pública ecuatoriana actuará en el cumplimiento de estas instrucciones  con apego a las normas y procedimientos legales correspondientes. /Ministerio de Relaciones Exteriores