Con arengas, gritos y tambores, la comunidad del corregimiento de La Boquilla al norte de Cartagena protestó contra la construcción del viaducto. Una estructura de 4,7 kilómetros que pertenece al corredor vial Cartagena/Barranquilla.

La población, entre otras cosas, asegura que gracias a la puesta en marcha de esta megaobra quedarán aislados.

«Principalmente por la segregación espacial que sufrimos con la construcción del viaducto, aparte de todos los impactos negativos que generó en la ciénaga de la Virgen. Nos aísla de obtener los ingresos de nuestra principal fuente que es el turismo y la pesca», dijo Angélica Leal, coordinadora red de organizaciones comunitarias de La Boquilla. 

Los pobladores denuncian que se cierra la única conexión que tiene el pueblo con la carretera del Anillo Vial; los mismos exigen un plan de acción y políticas públicas que impacten positivamente a las poblaciones minoritarias.

«Porque un turista que no conozca la vía se va a pasar inmediatamente a otros balnearios cercanos, y La Boquilla queda descartada porque la vía implica que todos esos turistas, que antes nos visitaban, se vayan derecho para otros sectores que también tienen balnearios», aseguró Leal. 

Además de perjudicarlos en tiempo, aseguran que afecta la actividad de pesca, que ya no lo pueden hacer como antes en sus sectores; sin embargo, desde el Gobierno nacional y autoridades ambientales insisten en que las obras que se realizaron no afectan ni comprometieron la vida acuática.

«Hicieron un viaducto y no contemplaron las vías de acceso para los pescadores, zonas peatonales y la población».

Publicidad

Su mayor preocupación es quedar en desventaja con el desarrollo turístico, del que aseguran no ser parte.