El taponamiento y destaponamiento natural de la galería auxiliar de desviación, GAD, provocó hace más de un año la contingencia de Hidroituango. Hoy EPM logró el cierre de la primera compuerta de 300 toneladas de peso, 14 metros de alto y 7 de ancho.

«El riesgo de destaponamiento de los túneles disminuye un 25 % de su condición actual y también el nivel de la presa lo tenemos en la cuota 426 que protege de presidentes que pueda tener el río Cauca con una corriente de 1 en 2.000 años», dijo Jorge Londoño De La Cuesta, gerente general EPM.

Un grupo de buzos a 20 metros de profundidad y el total oscuridad trabajo en la remoción de sedimentos para poder instalar la compuerta.

«En estos casos nos hemos encontrado con rocas de hasta 30 toneladas de peso y el trabajo de los buzos fue de alguna manera ubicar las cadenas, los materiales necesarios para hacer el levantamiento de estas rocas y eso es una labor lenta, ardua y difícil», indicó el gerente. 

Falta cerrar otra compuerta de la galería auxiliar de desviación que tardará entre dos y tres meses, y luego se cerrará el túnel derecho con un tapón de concreto, ahí se reduciría considerablemente el riesgo del proyecto Hidroituango.