Un tribunal de Seúl condenó a la expresidenta surcoreana, Park Geun-hye, a 24 años de prisión por la trama de corrupción conocida como «Rasputina».

El Tribunal de Distrito de Seúl halló culpable a Park Geun-hye, de 66 años, de 16 de los 18 delitos que se le acusaba, entre los que figuran el abuso de poder, el soborno, la coacción o la filtración de secretos oficiales.

Park, que se convirtió en presidente en febrero de 2013, no se presentó al juzgado por supuestos problemas de salud.

Los surcoreanos estaban pendientes de este mediático juicio, por lo que el país se paralizó durante las más de dos horas que tardó el juez Kim Se-yoon en leer los cargos y dar el veredicto, que incluye una multa de 13 millones de euros.

Park fue removida del poder en 2017 tras develarse que junto a su amiga Choi Soon-sil, la llamada «Rasputina», crearon una vasta red de favores a través de la cual extorsionaron a grandes empresas como Samsung, Hyundai o Lotte.