El arzobispo Philip Wilson, fue sentenciado a 12 meses de prisión por encubrir casos de abusos sexuales a menores cometidos por el fallecido sacerdote James Fletcher en la década de los años 70.

Wilson, el religioso de la iglesia católica de más alto rango en ser sentenciado en un caso relacionado con pederastia, deberá cumplir seis meses en detención domiciliaria y otros seis en libertad condicional, debido a su edad y estado de salud.

El magistrado Robert Stone aseguró que Wilson es sentenciado por ocultar el acto criminal y por el daño causado a la comunidad.

El pasado 22 de mayo el religioso de 67 años fue declarado culpable, por lo que renunció a sus funciones como arzobispo de la ciudad de Adelaida.