La novela de Pilar Abel, quien alegaba que Salvador Dalí era su padre, llegó a su fin: la pitonisa española fue desmentida luego de que se revelara el resultado de las pruebas de ADN practicadas tanto al cadáver del artista como a las muestras de saliva que le extrajeron.

El dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, revelado por la Fundación Gala-Salvador Dalí, indica que «los resultados obtenidos permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de Pilar Abel Martínez».

Publicidad

El pasado 20 de julio, los restos del pintor surrealista fueron exhumados de la cripta situada dentro del Teatro-Museo de Figueres, donde estaba enterrado, luego de que un juez fallara a favor de la mujer, de 61 años, quien interpuso una demanda de paternidad en la que argumentaba que ella era fruto de una relación que sostuvo su madre con el pintor en 1955.

En esa ocasión, los peritos extrajeron del cuerpo del artista pelos, uñas y dos huesos largos, en medio de un mediático evento.

En caso de haberse comprobado que era su descendiente, Abel habría aspirado a una cuarta parte del patrimonio de Dalí, quien murió en Figueras el 23 de enero de 1989 con 84 años, perteneciente en un su totalidad al Estado español debido a que no tuvo hijos.

Para la época en que falleció, su herencia ascendía 136 millones de dólares.

Durante décadas Dalí había compartido su vida con la rusa Gala Éluard Dalí, quien fue su musa, pero nunca dejó descendencia.