El congreso de los Estados Unidos decidió congelar el proceso de votación del Tratado de Libre Comercio con Colombia.

La medida que busca presionar al gobierno colombiano para que se comprometa a proteger los derechos humanos y laborales de los trabajadores del país, se resolvió con 224 votos a favor y 195 en contra en la cámara baja.

De esta forma el congreso se toma el derecho para estudiar la propuesta de este TLC con Colombia, “en el tiempo apropiado y bajo condiciones apropiadas” según los propios congresistas.

Los demócratas, mayoría en la cámara baja y quienes con su voto frenaron el tratado, aceptaron que la intención de esta propuesta no es cerrar la puerta a Colombia sino castigar al presidente Bush y quitarle opciones para que no ejerza presión de firmar el convenio comercial antes que termine el 2008.