Noticias Uno conoció las grabaciones que un contratista hizo de sus conversaciones con un representante a la Cámara negociando nombramientos en consulados a 20 y 30 millones.

El contratista asume que él también violó la ley, pero con base en las grabaciones pretende que el Consejo de Estado anule su elección.

El representante del Guanía Édgar Cipriano fue sorprendido negociando puestos.

En audios que lo vinculan se escucha la siguiente conversación:

Publicidad

Contratista: El SENA es excelente, mete ese muchacho tiene una hoja de vida excelente.
Édgar Cipriano: ¿Él fue el que mandó los 10 no?
Contratista: Sí, y la señora los 12.
Édgar Cipriano: Los 12, pero de eso faltan dos millones.
Contratista: Ah yo los tengo.
Édgar Cipriano: ¿Sí? pues deme la mitad hoy

Un comerciante que demandó su investidura asegura que así repartía los puestos que le daba el gobierno: “Dirección SENA Guanía: 30 millones. Dirección DPS Guanía: 20 millones. Consulado San Fernando de Atabapo: 30 millones. Consulado de Manaos: 30 millones. Defensoría Guanía: 10 millones. Cargos en la Contraloría General: 10 millones”

Una consignación -ver video- por 9 millones a nombre de Diana Nicolle Salamanca, su asistente en la UTL, sería la prueba del adelanto de 30 millones que pedía el congresista a cambio del consulado en Manaos, Brasil. También ferió el de San Fernando de Atabapo en Venezuela.

En los audios de la misma conversación:

Contratista: me dijo la señora, yo tengo 10 millones de pesos, si quiere el doctor me da una cuenta y yo se los giro.
Édgar Cipriano: Sí Pues no allá están pidiendo eso, entonces déjeme y yo le paso eso mañana, y la hoja de vida de la vieja.

El dinero en efectivo, se habría entregado en el mismo Congreso

20 millones se habrían entregado a cambio de la dirección del DPS en el Guanía en cuatro giros por 10 millones a nombre de la compañera de la Representante Rosa Silva Cano.

«Usted cuente con eso el DPS y el SENA, ahí estamos peliando el ICBF, vamos a ver» se escucha en los audios al representante Cipriano.

El contratista asegura que se vio presionado a seguir sus condiciones que finalmente incumplió con personas que hasta hipotecaron sus casas y a quienes les debe más de 70 millones.

“Toca responder, pero no es justo, estafó a mucha gente que entregó el dinero y nunca le respondió” dijo un testigo.

El congresista tenía otra denuncia por entregar motores a cambio de votos en 2014.

Aunque buscamos al congresista, no obtuvimos respuesta.