Se cumple un aniversario más del crimen de Monseñor Isaías Duarte Cancino, y aunque hubo condenas por ese hecho, la iglesia insiste en que continúa un manto de impunidad sobre su muerte.

Fue en una capilla donde a Monseñor Cancino le apagaron su vida un grupo de hombres armados, un 17 de marzo durante la celebración de la eucaristía. Hoy pese a las condenas, la iglesia dice que la impunidad se mantiene al cabo de los 16 años de su muerte.

«Sí, es un crimen que se mantiene en la impunidad, inicialmente los autores materiales ya no están, pero permanece un manto de incertidumbre sobre las causas profundas», indicó monseñor Juan Carlos Cárdenas, arzobispo auxiliar de Cali.

Por su parte Elmer Montaña quien se desempeñaba como fiscal en el momento del crimen, recibió el testimonio de los sicarios, cuenta que confesaron haber sido pagos por las Farc y cuestiona la falta de interés de la iglesia por exigir una verdad. ‘Por qué razón la iglesia católica jamás le ha formulado a las Farc una exigencia de verdad sobre la relación con este magnicidio’.

Por otro lado feligreses lo recuerdan como un ‘apóstol de paz’ y lamentan cada año su asesinato.

‘Cuando me di cuenta que lo habían matado dije hasta cuándo, no respetan la curia, no respetan a nadie, van dando bala sin ton ni son’, aseveró Elsa Marulanda , feligrés.

Cabe recordar que el 15 de marzo de 2013 un tribunal dejó sin validez la condena a 25 años de prisión y $1.000 millones de indemnización, impuesta en su momento al secretariado de las Farc por el magnicidio de monseñor Cancino.