El indigente que reclamaba frente a las viejas oficinas del Seguro Social de Armenia, en realidad sí tenía una cuenta de pensiones que fue descubierta por una abogada que le creyó. Con su primera mesada se quiere afeitar y pagar arriendo.