El Consejo de Estado estudia una demanda contra la elección de quienes fueron designados como senadores para el período 2018 a 2022.

La demanda plantea inconsistencias en los resultados de los escrutinios, debido a presuntos actos de corrupción que habrían afectado la transparencia de las elecciones al Congreso en marzo del año pasado.

Algunas de las acciones denunciadas son fraude en los puestos de votación, diferencias entre los formularios E14 y E24, así como el recuento indebido de mesas que ya habían sido escrutadas por parte del Consejo Nacional Electoral.

Otra de las irregularidades que expone la demanda sería la participación de candidatos inhabilitados, con el fin de disminuir los votos válidos para aquellos aspirantes que sí cumplían con todos los requisitos de ley.

La demanda le pide al Consejo de Estado que se realice un nuevo escrutinio, se cancelen las credenciales otorgadas y se expidan unas nuevas a los senadores que resulten favorecidos de la revisión del conteo de votos.