Consternada se encuentra la comunidad del municipio de Cáchira, Norte de Santander, donde una menor de edad que se había reportado como desaparecida fue hallada horas después a la orilla del río, sin vida y con signos de violación. 

Karina Blanco Durán es la niña de 13 años, que fue encontrada en el río Cáchira, luego de ser lanzada a las aguas por su asesino y violador. La comunidad después de este lamentable suceso hizo justicia por mano propia.

Lea también: Viudas no deberán perder pensión de sobreviviente si se vuelven a casar

Este atroz hecho se registró en el corregimiento de La Vega, jurisdicción del municipio de Cáchira, cuando la joven, salió de su casa ubicada en la vereda ‘La Sardina’, en la madrugada de este martes 3 de mayo, hacia su colegio ubicado en Barrio Nuevo. La menor debía recorrer a pie aproximadamente 50 minutos hasta llegar a la carretera principal, donde tomaba el autobús.

Siendo las 5:30 de la mañana, la estudiante se habría percatado de que un hombre sospechoso la venía persiguiendo, a lo que ella reaccionó y logró enviarle una fotografía a un familiar alertando que ese sujeto la venía siguiendo.

“La joven envió unas fotografías de una persona del sector que la estaba persiguiendo y la comunidad empieza a buscar. Estando en este procedimiento, atraviesan un camino para evitar que salgan del lugar y, al parecer, un familiar de la joven le causa una herida mortal”, declaró Carlos Martínez, comandante de la Policía de Norte de Santander.

Quizás le interese: Pieza de un camión salió volando, atravesó un bus como un misil y golpeó a una pasajera en Atlántico

De inmediato, se activaron los protocolos de emergencia por parte de las autoridades y, junto con los familiares y la comunidad en general, comenzaron los trabajos de búsqueda de la menor.

Asimismo, se conoció que la Policía de este municipio capturó al presunto agresor, de nacionalidad extranjera, de 55 años, y cuando se dirigían hacia la subestación, otro grupo de habitantes les atravesó un vehículo, les arrebató al capturado, lo golpeó y lo atacó hasta acabar con su vida.

 “La comunidad agrede a los policías, agrede a este sujeto con múltiples heridas hasta que al final un familiar al parecer de la joven le causa una herida mortal”, dijo, el coronel Carlos Martínez.

“Rechazamos primero que nada el abuso de que fue víctima esta joven y también rechazamos la justicia por mano propia; hoy en día queda la tristeza por la joven fallecida y de los abusos y las responsabilidades penales que van a venir para las personas que tomaron justicia por la propia mano” Concluyó Martínez.