Hace tres años que los bogotanos deberían estar disfrutando de una nueva plaza, frente a la sede del Concejo, pero hoy allí sólo hay charcos, basura y una inversión invisible de 12 mil millones de pesos.