La construcción de la planta de etanol Bioenergy en Puerto López, Meta, financiada por el Ecopetrol, inicialmente tenía un costo de 140 millones de dólares mediante una alianza público privada. Hoy la inversión de la petrolera estatal ronda los 750 millones de dólares, pero la obra va en un 44%.

Para la senadora Maritza Martínez el sobrecosto de 610 millones de dólares tiene nombre y apellido.

La plata de Bioenergy en los llanos orientales inició como un proyecto del gobierno de Álvaro Uribe para la producción de alcohol carburante. En los seis años del gobierno actual, solamente hay sobrecostos en la construcción. Ecopetrol, además, pagó 52 mil 372 millones de pesos para ser accionista de este proyecto en 2008.

“Para entrar a una empresa que tenía un capital societario de 10 millones de pesos, francamente era más fácil crear la empresa, el mismo Ecopetrol, y participar porque esta empresa no le aportó ni un proyecto, no le aportó ninguna experiencia”, aseguró Martínez.

Publicidad

Bioenergy se ha comprometido a entregar la planta a finales de este año, pero aun así el retraso ya cumple 36 meses. Un informe de auditoría dice que la empresa ha presentado pérdidas por 15 mil 700 millones de pesos.

“Un contratista que terminó haciendo lo que todo el mundo sabía que iba a ocurrir: incumpliendo y llevándose entre el bolsillo la plata de los recursos que estaban destinado a ese proyecto”, afirmó la Congresista.

El contratista, del que habla la senadora Martínez, es la firma Isolux Corsán, quien fue retirada del proyecto hace dos años. Los presidentes de Ecopetrol y Bioenergy serán citados en el Congreso para dar explicaciones en este caso.