Guillermo Pallomari era el contador de los Rodríguez Orejuela  y su nombre se hizo celebre duranrte el proceso 8000, ahora el testimonio de Pallomari  tiene tras las rejas a la segunda generación de los Rodríguez

Noticias Uno tuvo acceso a esa declaración y a la de otro contador de los Rodríguez Orejuela llamado Gustavo Hernán Romy quien aportó documentos que prueban que los ex capos del cartel de Calino enbtregaron toda su fortuna como lo juraron a las autoridades de Estados Unidos.

Las declaraciones de Gustavo Hernán Romy y de Guillermo Pallomari, los ex contadores de los hermanos Rodríguez Orejuela, fueron pieza clave para que la fiscalía capturara a 38 familiares y presuntos testaferros de los capos extraditados.

Noticias Uno conoció las declaraciones que ante una comisión de la fiscalía colombiana, rindieron los dos contadores en Estados Unidos. Guillermo Palomari dijo que las empresas de la familia Rodríguez siempre estuvieron bajo el mando de los hermanos Gilberto y Miguel.

“Yo solo sabía que los miembros de la junta directiva sí tenían pleno conocimiento que Miguel y Gilberto Rodríguez seguían controlando todas las empresas que estaban a nombre de su familia, es decir que Miguel y Gilberto Rodríguez cuando se hacían decisiones importantes ellos siempre daban la última palabra al respecto”

También dijo que las empresas de la familia Rodríguez estaban inmersas en delitos. “Todas las empresas de la familia Rodríguez tenían exactamente el mismo sistema, que era para lavar activos y para esconder impuestos”

El ex contador de los Rodríguez, Gustavo Hernán Romy, declaró ante un fiscal de lavado de activos que Miguel y Gilberto Rodríguez, limpiaron su fortuna ilícita en bienes inmuebles que superan los 30 millones de dólares, a través de al menos 75 testaferros.

“Yo entregué a la DEA todo el archivo físico que consta de escrituras públicas de compra y venta de bienes, soportes de ingresos y gastos de la actividad inmobiliaria durante los 9 años y archivos de correspondencia”. Por las declaraciones de los dos ex contadores continúan los seguimientos a otros familiares de los Rodríguez Orejuela.