Como Contralor del Tolima no sólo fue elegido uno de los miembros de la campaña del gobernador, sino uno de sus más fervientes seguidores tanto en público como en privado.

Abundan las constancias de la relación entre ellos dos, pero la asamblea lo eligió a pesar de las constancias de cuatro disidentes.