Una auditoría hecha por la Contraloría General de la República a trece vías terciarias o veredales puso al descubierto la grave deficiencia de los materiales utilizados y una muy mala calidad de las obras.

El vicecontralor general (encargado), Ricardo Rodríguez Yee, explicó a CM& que el costo de los proyectos fue de $ 1.3 billones provenientes de recursos de regalías.

La mayoría de estas carreteras se adjudicaron como parte de las obras de infraestructura adelantadas en zonas de posconflicto, todas registran un deterioro prematuro y baja calidad de la obra en general.

“Estamos hablando de obras de baja calidad en los materiales, intransitables”, anotó Rodríguez.

Las trece vías terciarias que fueron auditadas unen poblaciones pequeñas y medianas en seis departamentos: Cesar, Caquetá, Nariño, Sucre, Tolima y Meta.

Copias de estos hallazgos serán enviadas a la Fiscalía y la Procuraduría para las correspondientes investigaciones.