La epidemia de nuevo coronavirus en China está teniendo un «impacto negativo significativo» en la demanda de bienes de lujo, advirtió el viernes la firma británica de ropa y accesorios Burberry, que no recortó sin embargo sus previsiones de ventas o ganancias.

En un comunicado, su director general Marco Gobbetti aseguró seguir «confiando» en la estrategia actual del grupo británico, pero afirmó que se están tomando medidas «para limitar el impacto de la epidemia en las ventas y para proteger a los empleados», sin más precisiones.

La firma de la célebre gabardina de cuadros, para quien China es un mercado crucial, señaló que las previsiones que publicó a finales de enero para el ejercicio financiero que termina en marzo «precedieron al impacto del coronavirus«.

En ese momento, Burberry había revisado sus proyecciones al alza, apostando por «un crecimiento (…) en comparación con las previsiones anteriores basadas en la estabilidad», gracias a la buena reacción de los clientes a las colecciones del nuevo diseñador Riccardo Tisci.

Pero «actualmente, 24 de nuestras 64 tiendas en China están cerradas, el resto están operando en horario reducido con una caída significativa» de la actividad, afirma el comunicado.

El «comportamiento de compra de los clientes chinos en Europa y otros destinos turísticos se ha visto menos perturbado, pero con las crecientes restricciones de viaje, esperamos un deterioro en las próximas semanas», agregó.

Un total de 31.161 personas fueron infectadas por el nuevo coronavirus en China continental y 636 de ellas murieron.

Publicidad

En el resto del mundo se han confirmado 240 casos de contaminación en unos 30 países y territorios, incluidas dos muertes en Hong Kong y Filipinas.