El coronel que habría comprado una plataforma de espionaje para espiar desde la Contraloría a magistrados y periodistas, otro acusado de matar a un menor de edad y el que fue investigado por fraude con dineros de una escuela de carabineros, están a punto de ser generales.

A uno de ellos lo absolvió la misma Policía por instrucciones explícitas del entonces director a los investigadores y el director de la Policía dice que están próximas a producirse las decisiones sobre los otros dos.