Las relaciones entre Colombia y Ecuador, que hace apenas 48 horas se percibían críticas pero estables, entraron en franco deterioro. Hoy el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, celebró que el mandatario colombiano no fuera a la Cumbre Andina de Guayaquil.

Y la respuesta colombiana no se hizo esperar. En un comunicado, el Gobierno Nacional pidió a Ecuador una disposición efectiva para luchar contra el terrorismo y el narcotráfico.

Esa fue la respuesta del presidente Rafael Correa, al comunicado del gobierno colombiano anunciando que el presidente Uribe no ira a la cumbre andina en Guayaquil, en rechazo a las declaraciones del ecuatoriano a un periódico de brasil la semana pasada.

Correa respondió también la parte del comunicado en la que el gobierno colombiano le pide cooperación a Ecuador, en la lucha contra el narcotráfico.

En un segundo comunicado, publicado después de las declaraciones de Correa, la presidencia de Colombia insistió en varios puntos, del comunicado de la noche anterior.

“El gobierno de Colombia reiteró su pedido al gobierno de ecuador a tener una disposición efectiva de cooperación en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico”

Lo que si dejo claro Correa, es que el presidente Uribe, no es indispensable en la cumbre del próximo 14 de octubre en Guayaquil, en la que se hablara sobre las negociaciones de la comunidad andina con la unión europea.